Cerca de 3.700 normas de la Asociación Española de Normalización, UNE, aparecen en distintas disposiciones reglamentarias, nacionales o autonómicas. Además, un gran número de ellas se utilizan como referencias en compras públicas, siendo un aliado clave para las Administraciones públicas.

La Administración encuentra en la normalización un gran aliado para impulsar las políticas públicas. Las normas, de carácter voluntario, permiten simplificar los textos legales, impulsar su capacidad de adaptarse a los avances tecnológicos o crear un marco para la innovación de productos y servicios. El papel de las normas es todavía más importante, si cabe, en el ámbito de la contratación pública. Y es que, los estándares facilitan a las empresas el cumplimiento de los requisitos legales, lo que aumenta su competitividad.

Guía para la contratación pública

La Administración Pública cuenta con diversas herramientas para gestionar la contratación. Una de las más destacadas es la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público que entró en vigor en 2018 con el objetivo de conseguir una mayor transparencia en la contratación y una mejor relación calidad-precio. En este contexto, la Asociación Española de Normalización, UNE, y la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) pusieron en marcha la “Guía para el uso de las normas y la acreditación en la contratación pública”. El documento ofrece pautas sobre cómo buscar normas, cómo citarlas de forma adecuada o cómo demostrar su cumplimiento. En definitiva, sirve para ayudar y orientar a los responsables de la contratación pública a trabajar con normas o estándares. El documento impulsado por UNE y ENAC se ha utilizado como base para elaborar y publicar la “Guía para uso de normas en la contratación pública en Europa”, financiada por la Comisión Europea.

Los pliegos

Las normas relativas a los pliegos de contratación pública garantizan la igualdad, debido a su naturaleza como documento público, y potencian el crecimiento de las empresas que participan en el proceso de contratación. También responden de forma ágil y eficaz a las necesidades de la sociedad, e integran en ellas los intereses de las políticas públicas.

Un ejemplo de norma que juega un importante papel en el marco de la contratación pública es la Norma UNE- EN ISO 9001, una de las más utilizadas en todo el mundo en la relación cliente – proveedor. Este estándar, válido para cualquier tipo y tamaño de organización, establece los requisitos que debe cumplir un sistema de gestión de calidad, constituyendo una garantía de calidad en la contratación pública.

Normas y ODS

Los estándares UNE facilitan a las organizaciones la consecución de los Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS). En concreto, ayudan a conseguir el ODS 8 sobre trabajo decente y crecimiento económico; el ODS 9 sobre industria, innovación e infraestructura y el ODS 11 sobre ciudades y comunidades sostenibles.